VOLVER A DISCIPLINAS

 
 


DEFENSA PERSONAL
Responsable
Sabon Eduardo García
 

La defensa personal es un conjunto de habilidades técnico-tácticas encaminadas a impedir
o repeler una agresión, realizadas por uno mismo y para sí mismo.

También recibe otras denominaciones como autoprotección o seguridad personal, no obstante
estos conceptos tienen un ámbito mayor, donde destaca fundamentalmente el componente preventivo
 

Las habilidades técnico-tácticas de la defensa personal deben ser eficaces para conseguir el objetivo de
evitar o repeler la agresión.Pueden utilizarse todo tipo de recursos disponibles sin más límite que el marcado por la legislación.
Resultando, de este modo, una materia multidisciplinar que contiene habilidades de las diversas artes marciales y militares, de los
deportes de contacto y lucha, de otros tipos de lucha poco ortodoxas como la pelea callejera, así como de habilidades verbales.

La defensa personal está formada por habilidades técnico-tácticas tanto defensivas como ofensivas y, cuando es posible, debe
aplicarse anticipándose al desarrollo de la acción atacante del agresor.

“Defenderse” no siempre consiste en utilizar sólo habilidades "defensivas" que no mermen la capacidad atacante y continua de los
agresores (en condiciones de superioridad física o/y numérica) esperando a que rehúsen por fatiga o autolesiona. En la realidad,
conseguir defenderse así resulta muy poco probable, incluso para un experto. “Defenderse” no siempre consiste en esperar a
que se produzca la agresión, en ocasiones es recomendable anticiparse cuando la agresión es inminente. Si esperamos a que
nos golpeen, apuñalen o disparen… posiblemente ya no podremos defendernos.